viernes, 4 de diciembre de 2009

A destiempo



Parecía una maldición, una pesadilla. Pero, por más que se esforzara, que se apurara, siempre llegaba tarde a todos lados. Perdía autobuses, aviones, barcos y trenes. No importaba que esperara con días de anticipación, era un problema constante, algo inesperado que distraía su atención o que lo ocupaba en otro asunto. Bastaba un segundo, y ya no había nada más que hacer.
Y así fue toda su vida, cosa que hizo complicadas muchas de sus etapas, la escuela, las citas con las novias, su matrimonio, su carrera, todo estaba marcado por un desfase imposible.
Lo único a lo que llegó a tiempo fue a su propia muerte, a la que arribó antes de perder la cordura. Y a pesar de todo, su cajón se presentó con dos días de retraso a su propio funeral.

4 comentarios:

jose rasero b. dijo...

Jo, qué cosas! Pobrecillo el personaje que creaste ¿Lo hiciste a tiempo?
Besos en hora!

Laluz dijo...

"yo me muero como viví" dice una canción de Silvio Rodríguez
Beso, Ori

Esteban Dublín dijo...

Lo que haces en vida te llega también a la muerte.

Feliz Navidad y Mejor 2010, Oriana. Un beso enorme desde Colombia.

Oriana P. S. dijo...

Gracias Jose, Gi y Esteban por pasar por aquí y darse un tiempo para comentar :)

Felices fiestas, amigos, que el año que se nos viene sea más productivo, tengamos más amor, menos problemas y todo nos vaya bien (parece que estoy escribiendo una minificción, ja!).

Besos desde Noruega pero con sabor a Perú :)